Tu raza ideal: cuestionario


En la pagina de eukanuba he encontrado un interesante test de la raza ideal de cada uno, usando un programa que se llama Breedmatch que le guiara a traves de un proceso de selección de una raza de perro, con 16 preguntas relacionadas con todo tipo de situaciones.

Para realizar el test pulsen el siguiente enlace: 


Que curioso, a mi me salio la raza Poodle Caniche, aunque personalmente no es de mis preferidas pero no se a que punto acertara el cuestionario, lo bueno es que  me dio alternativas que mas o menos se adaptan al perfil de perro que busco y al espacio que le puedo ofrecer, como: El Shar Pei - Schnauzer miniatura - Yorkshire Terrier.
A ver que le salen a ustedes, que seguro que mas de uno se llevara una sorpresa.



Perro en casa: Un entorno seguro

Un entorno seguro 

 Cuando ya hayas escogido el que será tu nuevo cachorro, es bastante probable que aún no puedas llevártelo a tu casa de inmediato. Este tiempo puede parecerte una eternidad, pero puedes aprovecharlo para llevar a cabo todos los preparativos para el nuevo recién llegado. Incluso si acoges a un perro adulto, la casa y el jardín no será menos peligroso para él; por lo tanto, debes saber a lo que hay que poner atención. 



Seguridad en la casa

  • Coloca cerrojos de seguridad para niños en los armarios de la cocina situados a nivel del suelo, sobretodo si contienen productos de limpieza.
  • Oculta todos los cables eléctricos detrás de los muebles.
  • Algunos perros sienten predilección por el agua de los lavabos. Sé previsor y opta por un detergente no tóxico. (Aunque lo mejor es evitar que tu perro acceda a esta fuente de agua).
  • Los perros no poseen nuestro sentido de la altura y profundidad. Si vives en una construcción elevada o si tu perro tiene acceso a las ventanas y terrazas de un piso elevado, utiliza vallas de barrotes para evitar saltos o caídas accidentales.
  • Pon esteras o alfombras antideslizantes en el resbaladizo suelo de linóleo y suelos de parquet, donde tu perro puede desplazarse rápidamente. Una caída accidental al resbalar puede causar heridas graves como la rotura de los ligamentos cruzados.
  • Si acoges a un cachorro pequeño o a un perro de edad avanzada, puedes prevenir las caídas accidentales o lesiones graves si colocas una valla para niños en lo alto del hueco de la escalera. Aprovecha los transportines para perros y las vallas para niños para alejar a tu cachorro o perro mayor de las zonas potencialmente peligrosas donde no puedan estar vigilados.
  • Pon en alto o evita los tóxicos domésticos, principalmente las plantas tóxicas, los productos químicos corrosivos y los insecticidas de ambiente. Siempre que sea posible, utiliza productos “bio” alternativos.
  • Incluso en los espacios de interior pueden alcanzarse temperaturas extremas. Si tu perro tiene el pelo largo, córtaselo durante los meses de verano.

Mantén a tu perro alejado de las plantas peligrosas.

perros en casaHay muchas plantas, arbustos y árboles que son tóxicos para los perros. Evita de forma sistemática que tu cachorro mastique lo que encuentra por el jardín y ponte en contacto con el veterinario si mastica algo sospechoso. Si prefieres ir a lo seguro y sacar todas las plantas que sean tóxicas, solicita que te aconsejen en la jardinería o en el veterinario. Las plantas más corrientes a las que debes poner atención son las siguientes:  
Plantas de interior – Filodendro, muérdago, poinsetia
Plantas de jardín –Lila, azalea, junquillo, tomate, dedalera o digital, tejo, hortensia
Si tu perro se traga un trozo de una planta tóxica, dirígete de inmediato al veterinario llevando, si es posible, un ejemplar de la planta.

Seguridad exterior

Para los recién llegados los jardines puedes ser una atracción enorme, pero el exterior presenta múltiples peligros:
  • Tu jardín debe estar vallado completamente a una altura adaptada a la raza de perro que tienes (la mayoría de las razas medianas necesitan una valla de 1,80 m).
  • Comprueba que no hayan hoyos a través de los cuales tu cachorro pueda colarse y asegúrate de que la valla está bien enterrada en el suelo a una profundidad de 1m.
  • Controla periódicamente la valla del jardín para comprobar si necesita alguna reparación e implica a toda la familia en la vigilancia de las puertas de acceso.
  • Las piscinas y estanques también deben estar vallados o cubiertos cuando no se utilicen.
  • Si eres un jardinero entusiasta, ¡no olvides vallar tus petunias preferidas! Considera la construcción de una cubeta de arena o de un hoyo de tierra que tu cachorro pueda escarbar.
  • Si tu perro pasa una parte del día o de la noche en el jardín, ten previsto un lugar al abrigo del viento y el agua. Los días de temperaturas excesivamente altas o bajas, incluso los perros que viven en el exterior deben permanecer en el interior.
  • Pon siempre mucha atención al dar marcha atrás con el coche y comprueba que tu perro esté fuera de tu trayecto. Los cachorros a veces se excitan con el movimiento del coche; mantenlo entonces controlado cuando empieces a dar marcha atrás.
  • Algunos caminos y superficies de aceras pueden irritar sus patas. En invierno, si nieva, evita las rutas donde hayan echado sal y en verano, evita el caliente asfalto.
  • Retira escaleras o todo lo que tu perro pueda escalar, sobre todo si conducen a balcones o a tejados en terraza.
  • No utilices virutas de nuez de coco en el jardín en lugar de corteza porque son tóxicas para el perro.
  • Procura escoger plantas inofensivas para reducir el riesgo de envenenamiento y de irritación de la piel. En la jardinería deberían poder aconsejarte sobre las variedades que no representan ningún peligro. 

Referencia: www.purina.es

El aseo básico: como asear tu perro

Los cuidados del pelo

El aseo no solo consiste en dar una apariencia bella a tu perro. Cepillarlo con regularidad permite eliminar los pelos muertos, garantizar una piel y un pelaje sanos y verificar el estado de salud general de tu animal de compañía. También se trata de un momento esencial que compartes con tu animal y que permite desarrollar vuestra relación, establecer un vínculo de confianza y entenderos mejor. Además, está probado científicamente que las sesiones de cepillado reducen el estrés y la tensión arterial del perro…. ¡y del propietario!

¿Cuándo hay que asearlo?

Tanto si el manto de tu perro es corto o largo, grueso o fino, necesitará algunos cuidados. La mayoría de los veterinarios recomiendan un cepillado diario con el fin de evitar los enredos. Esto permite reducir también la cantidad de pelo que pierde tu perro.

Material

como bañar tu perroEmpieza el cepillado con la ayuda de un cepillo de doble cara: una cara con las cerdas suaves y la otra con púas de acero inoxidable y puntas redondeadas (cepillo de púas de cabeza de alfiler). Si tu perro es de pelo largo, puede que también necesites un peine de púas largas y con un ángulo de 90º entre las púas y la empuñadura. Los peines ayudan a deshacer los nudos del pelo. También necesitarás una manopla de caucho. Las manoplas de caucho hacen el efecto de unas caricias vigorosas, razón por la cual acostumbran a ser del agrado de los perros.

El cepillado paso a paso

Empieza por usar tus dedos para despegar suavemente los enredos de pelo de la sensible piel. No utilices nunca tijeras para cortar los enredos. Es mejor usar el peine alrededor de la cabeza y del cuello, por la zona de alrededor de la ingle y la base de la cola, las patas y la falda del abdomen. Pasa el peine en el sentido del pelo. Utiliza la manopla de caucho con sus púas despuntadas en su extremo para levantar los pelos.

Corte de pelo

Si los enredos del pelo son importantes y no pueden deshacerse manualmente sin dificultad, se debe valorar la posibilidad de cortarle el pelo. Además, durante el intenso calor del verano tu perro te lo agradecerá. En caso de duda, acude a un peluquero profesional. Otras razones prácticas que pueden justificar el corte de pelo de tu perro son si los pelos le caen sobre los ojos o como medida de higiene. Hay que recordar que el corte de pelo no es adecuado en ciertos casos, por ejemplo si el perro tiene pelos largos entre los dedos de los pies.

Aseo profesional

Los enredos o los nudos importantes pueden suponer una dificultad para el aseo. Si no se sacan pueden acelerar la formación de enredos en los pelos de alrededor. Si tu perro tiene un manto difícil, o le gusta bañarse a diario en un estanque o si prefieres salir de paseo con él en vez de cepillarlo, ten prevista una visita periódica a un peluquero profesional. Entre otros servicios, un buen peluquero ofrece un baño relajante, un secado suave del pelo, así como un cepillado completo. Si le pides consejo, te sorprenderás de todo lo que puedes aprender.

Algunas razas, como los Caniches y los Bichones de pelo rizado, no pierden su pelo de forma natural y necesitan un aseo profesional periódico.
Referencia: www.purina.es

Cuidados de una perra embarazada, como cuidar mi perra preñada

Una gestación sin problemas

La gestación es la causa de muchas tensiones en una perra. Su cuerpo sufrirá importantes modificaciones y necesitará muchos cuidados y atenciones. Por lo tanto, antes de hacer montar a tu hembra, debes tener en cuenta todos estos cambios y saber si estás preparado para afrontarlos. Siempre es aconsejable contactar con el veterinario o un criador profesional para discutir las ventajas y los inconvenientes. 

Alimentación y nutrición

Una futura madre tendrá paulatinamente necesidad de más cantidad de alimento de buena calidad, para ella y su futura camada. Es vital que los cachorros reciban los nutrientes y los minerales apropiados, mientras que la madre necesitará más proteínas de lo normal para amamantar a sus pequeños los primeros días, en una fase en la que su crecimiento es muy rápido. Una alimentación alta en energía, como la que ofrecen las fórmulas para perros “activos” o para cachorros, le aportará las calorías suplementarias y los otros principales nutrientes que ahora necesita en cantidades mayores. Como siempre que se pasa a un alimento nuevo, el cambio a una fórmula de alta energía debe hacerse de forma progresiva, y en este caso a partir de la sexta semana de gestación. En las últimas fases de la gestación la hembra dispondrá de menos espacio en su vientre para el alimento. Hará falta entonces darle cantidades más pequeñas pero más frecuentes. Deja siempre también un recipiente de agua fresca a su disposición.

embarazos caninos, el embarazo de las perras
Recuerda también que la obesidad puede ser un problema grave para las hembras en gestación, aunque ahora no es el momento adecuado para ponerla a régimen. Tu veterinario te ayudará a escoger el programa de nutrición más adecuado para tu perra.

 Ejercicio

Una marcha moderada permite a la futura mamá mantenerse en forma, pero el entrenamiento intenso, la participación en acontecimientos y el aprendizaje de la obediencia pueden ser demasiado estresantes (y si por un descuido la madre recibe algún golpe en su cuerpo, podría dañar a los futuros cachorros). Al mantenerse en forma, podrá incluso soportar el trabajo. En el periodo de gestación, al inicio tu perra no estará especialmente delicada, pero a medida que pase el tiempo, la marcha le resultará cada vez más cansada e incómoda. Por lo tanto se deberá reducir la duración del ejercicio pero aumentando la frecuencia.

Vacunas

No hay que vacunar a la perra durante la gestación. Lo ideal es que reciba una serie de vacunas de refuerzo justo antes de la reproducción. Las madres con un buen estado de salud transmiten su inmunidad a sus cachorros en la primera leche que producen. Por lo tanto, será bueno asegurar que su cantidad de anticuerpos esté en su máximo.

Parásitos

El control de las pulgas y el tratamiento vermífugo son particularmente importantes durante la gestación y después del nacimiento de los cachorros. Pide consejo a tu veterinario. Las lombrices redondas y los anquilostomas pueden transmitirse de la madre a los cachorros durante la gestación. Por eso se aconseja tomar las medidas preventivas necesarias, utilizando productos que no sean perjudiciales para la gestación. Si tienes la costumbre de dar a la madre un producto preventivo contra las lombrices del corazón, puedes seguir haciéndolo durante la gestación. Tu veterinario podrá recomendarte el producto más adecuado.

Preparación del « nido »

Durante las dos últimas semanas, prepara un « nido » para la madre, en el que ella pueda sentirse caliente, cómoda y segura para el parto. Una caja de cartón rellena de mantas, trapos o toallas viejas será particularmente apreciada. Sitúa el nido en un lugar tranquilo donde no se le moleste y, a poder ser, cerca de un radiador o una estufa. La temperatura ideal es de 25 a 30º C los primeros días, pero puede bajarse enseguida a 22º C si no hay corrientes de aire.

Anatomía del perro : Conocer el cuerpo de tu mascota

Anatomía del perro

Conocer el cuerpo de tu mascota puede ahorrarle muchos problemas. Apréndelo todo sobre su anatomía  
Los perros pertenecen a la clase de los mamíferos, lo cual significa que, como en las personas, los pequeños nacen ya formados y son amamantados por la hembra que cuidará de ellos hasta que sean autónomos. Así mismo, los perros son animales omnívoros, lo que significa que necesitan una dieta alimentaria compuesta por carne y/o verduras. En estado salvaje, los perros y el grupo de los cánidos al que pertenecen, son predadores que, la mayor parte del tiempo, cazan en manada para asegurar la comida del grupo. Para los animales que viven en manada, el lenguaje del cuerpo representa un medio de comunicación principal. Así pues, la anatomía del perro está adaptada a la caza y a la vida en manada. 


El esqueleto





  • Constituye la estructura interna que permite el soporte del cuerpo, en particular la columna vertebral, los miembros posteriores y las patas anteriores.






  • Asegura la protección de los órganos internos sensibles.

    • El cráneo protege el cerebro y otros órganos sensoriales como los ojos.
    • La pelvis protege los órganos situados en la parte baja del abdomen, como por ejemplo el útero.
    • Las vértebras (la columna vertebral) protegen los nervios que forman la médula espinal.
    • Las costillas protegen todos los órganos situados en el interior de la caja torácica, en concreto el corazón y los pulmones.






  • Permite el movimiento cuando los músculos que rodean los huesos y las articulaciones se contraen, los huesos se ponen en movimiento y las articulaciones se doblan. La fuerza ejercida por los músculos de los miembros posteriores le permite hacer saltos en alto y cazar sus presas.






  • Produce glóbulos.

  • Almacena los minerales importantes como el calcio y el fósforo. A pesar de que los perros poseen prácticamente el mismo número de huesos que el hombre, éstos están dispuestos de forma diferente y tienen una función específica adaptada a las necesidades de los predadores. La fuerza de sus miembros y la potencia de las mandíbulas le permiten cazar las presas, mientras que la cola asegura el mantenimiento del equilibrio y permite al perro comunicarse.
    La piel
    En realidad la piel es el órgano más grande del cuerpo de los animales. La función esencial de la piel es la de proteger al cuerpo de infecciones, heridas físicas y de impedir la pérdida de agua y de calor. La piel del perro está recubierta de pelos, aunque ciertas razas nacen sin pelo. Los pelos también tienen una función termorreguladora del cuerpo y protegen la piel de las agresiones externas. Por otra parte, en presencia de una amenaza, los pelos se erizan y dan al perro una apariencia más grande. Ciertas partes de la piel o del pelaje han evolucionado para poder adaptarse a unas funciones específicas.





  • Las patas están cubiertas por cojinetes de piel más gruesa que en otras partes del cuerpo.






  • Los bigotes son más largos y más gruesos que los pelos que recubren el cuerpo. Están situados sobre la boca pero también en otras partes del cuerpo y proporcionan a los perros las indicaciones acerca del medio que les rodea.
  • Adiestramiento básico de un perro o cachorro: Ven, sentarse, tumbarse, obiencia

    Órdenes básicas para adiestrar tu perro

    Educar a tu perro puede resultar una experiencia divertida y enriquecedora. Los perros son alumnos brillantes que se entregan por completo a su propietario para su educación. La educación también contribuye a consolidar la relación entre ambos. Las órdenes básicas como “ven”, “siéntate”, “quieto”, “no”, “échate”, “no toques”, “baja”, harán de tu perro un buen ciudadano canino. Los perros que han recibido una buena educación básica llevan una vida menos estresante y más agradable que aquellos que no han sido educados, y tendrán menos tendencia a perderse.

    Los cachorros más jóvenes muestran gran entusiasmo por aprender, por lo que puedes empezar la educación del recién llegado en cuanto entre en casa. Además, no hay ninguna razón para creer el mito de que el cachorro debe tener al menos 6 meses para empezar a ser educado. Por lo tanto, puedes ponerte a ello desde sus primeros pasos. Cuanto más joven sea, más fácil será enseñarle y ¡aprenderá más rápido!

    Aquí tienes algunos consejos básicos para la educación de tu perro. Para cualquier información complementaria o consejos sobre el adiestramiento profesional, puedes contactar con un adiestrador profesional. También puedes adquirir un DVD sobre el adiestramiento, o leer alguno de los excelentes manuales que se han escrito sobre este tema.

    Reglas a seguir

    Las sesiones de adiestramiento deben ser agradables y cortas. Es mejor organizar seis sesiones de ejercicios de cinco minutos al día que insistir durante media hora de forma seguida. Los cachorros pierden muy fácilmente su concentración.

    No practiques los ejercicios si no estás de buen humor, para evitar que tu perro sea víctima de tu mal humor.
    Procura terminar la sesión de ejercicios siempre de forma agradable, proponiendo a tu cachorro un ejercicio que sea capaz de realizar fácilmente. Así terminarás la sesión con una evaluación positiva.

    Al inicio, elimina todos los elementos que puedan distraer a tu cachorro. Sé claro y preciso en relación a lo que desees que aprenda y escoge un entorno tranquilo. Más adelante opta por un lugar más animado, para que tu perro pueda acostumbrarse a responder a tus órdenes en diferentes ambientes.

     La educación debe acompañarse de una recompensa: golosinas, juguetes, juegos, mimos, etc. Los métodos que se basan en castigar al perro de forma compulsiva son crueles, tienen un impacto negativo, y no ofrecen ningún resultado probado. No utilices nunca un collar estrangulador porque tiene el riesgo de dañar fácilmente a tu perro. Si es necesario tener un control físico del perro, utiliza un collar de control.

    Siéntate: Como enseñar a tu perro a sentarse


    Se trata del primer ejercicio para enseñar a tu perro.

    Coge una golosina y muéstrasela a tu perro,l perro está interesado y te seguirá con la cabeza para intentar cogerla. Pon la golosina por encima de su cabeza de manera que tenga que levantarla. A continuación mantenla justo detrás de su hocico de forma que deba girar la cabeza hacia atrás para atraparla. La única solución que le queda para poder atrapar la golosina es bajar el trasero al suelo. En el momento en que se siente, dale la golosina y acaríciale generosamente.
    Después de varios intentos, tu perro habrá comprendido cómo ganar su golosina, y reaccionará sentándose cada vez más rápidamente.
    A partir del momento en el que él comprende claramente lo que tu esperas que haga, pronuncia “siéntate” cuando está sentado, de forma que aprenda a asociar la orden con la acción que debe llevar a cabo.
    Ahora que ya has introducido la orden verbal, con un poco de práctica, podrás exigirle que se siente sin tener que seducirlo con una golosina.

    Échate: Como enseñar a tu perro a tumbarse


    Esta orden indica al perro que debe tumbarse. No lo confundas indicándole “échate” para hacerle bajar del sofá. En este caso, opta por decir “baja”.
     Mantén una golosina en la mano y deja aparecer una parte, de manera que el perro pueda verla.
    Muéstrasela al perro y sitúa tu mano en el suelo. Tu perro hará de todo para intentar coger la golosina.
    Al final acabará por echarse. En el momento en el que se tumbe, dale la golosina.
    Sigue con el ejercicio, y cuando el perro haya comprendido que tu mano en el suelo significa que debe echarse, añade el comando verbal “échate” cada vez que lleve a cabo esta acción.
    Con el tiempo, obedecerá a la orden sin la ayuda de una golosina.

    Ven: Como enseñar a tu perro a obedecer


    Enseñarle a que venga cuando se lo pides (llamarle) constituye probablemente el aprendizaje más importante para tu perro. Llamarle cuando se dirige con rapidez hacia una calle muy concurrida puede salvarle la vida, y ordenarle que venga cuando está jugando con otros perros te hará ganar un tiempo precioso y te evitará muchos nervios. La clave del éxito consiste en iniciar este entrenamiento cuando el perro es muy joven (de seis a ocho semanas de edad), ya que los cachorros adoran seguir a sus dueños por doquier. A partir de los seis meses, el perro se muestra ya mucho más independiente y el aprendizaje de llamarle será, por lo tanto, mucho más difícil de enseñárselo.

    Durante este ejercicio, debes estar acompañado de un amigo o de un miembro de la familia.
    Pide a la persona que os acompaña que se ponga de rodillas en el suelo y que mantenga al cachorro junto a él, en posición sentado.
    Siéntate frente al perro a corta distancia y llámale hacia ti con entusiasmo, pronunciando su nombre seguido de “¡ven!”

    Observa a tu cachorro y abre bien los brazos como para darle un abrazo. Debes dar la impresión de estar muy contento de verle llegar. Te puedes ayudar con una golosina o con su juguete preferido.
    Al no poder resistirse a tu entusiasmo, tu cachorro se lanzará hacia ti. Cuando llegue, ofrécele la golosina y felicítalo generosamente.

    El ejercicio debe ser de corta duración pero practicándolo de forma repetida, aumentando progresivamente la distancia que tu cachorro deberá recorrer para reunirse contigo. No olvides felicitarlo efusivamente cuando llegue junto a ti.
    Cuando el cachorro ya responda correctamente a la llamada, empieza a llamarle sin que pueda verte. Juega al escondite en casa o en el jardín, de manera que tu cachorro deba buscarte para encontrarte.

    Situaros en el jardín y ten previsto un elemento exterior susceptible de distraer al perro, por ejemplo un amigo que se pasea por los alrededores. Si no tienes jardín, practica el ejercicio en el de un amigo. No intentes nunca practicar esta fase del aprendizaje en un jardín público.

    Podrás empezar el entrenamiento en un parque público, donde todo puede distraerle, a partir del momento en que el perro lo haga ya bien en un jardín privado. Utiliza una correa extensible o una cuerda larga de adiestramiento, de forma que el cachorro se sienta libre, pero permitiendo que tu tengas el control sobre él.
    Procede a practicar la orden de llamada varias veces. Asegúrate de que tu entusiasmo sea realmente irresistible, ya que el parque es un lugar fascinante lleno de distracciones para un perro joven.

    Si tu cachorro empieza a correr en otra dirección ignorando tus órdenes, no lo persigas, porque es muy probable que interprete esta persecución como un nuevo juego apasionante. Al contrario, debes correr en la dirección opuesta (siempre manteniendo sujeto el extremo de la correa de adiestramiento). Tu cachorro se desorientará por completo y acabará por seguirte. El hecho de perderte le enseñará a tener siempre un ojo puesto en ti cuando esté en el exterior, para evitar perderte.

    El error que no debes cometer es el de gritarle cuando no viene o de enfadarte en el momento en el que, finalmente, decide volver. Esta actitud tiene el riesgo de confundirle. Recuerda que lo que deseas es que tu cachorro asocie la acción de venir junto a ti y la recompensa que le darás. ¡Habrá que tener un poco de paciencia!


    Quieto: Enseñar a tu perro a quedarse quieto


    “Quieto” es probablemente el ejercicio más difícil de enseñar. ¡Todos los perros aborrecen estarse quietos! Pero, gracias a algunos entrenamientos breves y reiterados, este ejercicio podrá controlarse, y resultará muy útil en numerosas situaciones, sobre todo cuando tu perro empiece a saltar fuera del coche antes de que hayas podido ponerle la correa.

    Empieza por el ejercicio “échate – quieto”. Ordena a tu perro que se tumbe.
    Di “quieto” con voz firme y sitúa tu mano delante de ti, con la palma frente al perro.
    Espera unos segundos y dale una golosina para recompensarle que se haya quedado quieto. Repite este ejercicio varias veces.
    Seguidamente, pídele que se tumbe, da un paso hacia atrás y dile “quieto”.
    Pasados tres segundos, avanza hacia él y recompénsale. Felicítale por ser “un buen perro realmente inteligente”.

    Aumenta progresivamente la duración de la posición en su sitio así como la distancia que te separa del perro. Pero sobretodo, no precipites las cosas.
    Si tu perro infringe la orden “quieto”, no te enfades con él. La ausencia de recompensa será suficientemente explícito para él. Ponerse nervioso es contraproducente.

    A partir del momento en que el perro domina el “échate - quieto”, enséñale a quedarse en su sitio en posición sentado y después en posición de pie, siguiendo exactamente el mismo método.


    No!


    Son muchos los ejercicios que dan resultado al recompensar el comportamiento correcto e ignorando las reacciones no deseadas. Tu perro necesita contar con tu aprobación. Sin embargo, a veces es necesario hacerle entender que su comportamiento es incorrecto. Más que gritar “no” sin parar, los resultados pueden obtenerse muy pronto si primero le enseñas una señal que signifique “no”. Al indicársela deberá cesar cualquier actividad, sea cual sea, cada vez que la oiga.

    Es aconsejable adquirir una serie de discos de entrenamiento, a no ser que tu perro sea particularmente nervioso o se asuste por el menor ruido sordo. Los discos de entrenamiento son cinco y se parecen a pequeños platillos unidos por un llavero. Los discos se mantienen en nuestra mano sin que hagan ruido y, en el momento en que desees decirle “no”, sueltas el llavero que, al caerse, producirá un sonido característico muy distinto al resto de sonidos cotidianos que pueda escuchar el perro.
    Para enseñarle el “no”, ten a mano algunas golosinas. Le enseñarás a asociar el sonido de los discos sin recompensa.

    Pon una golosina en el suelo y pídele al perro que se la coma. Cuando el perro avanza para comérsela, haz sonar los discos en el hueco de tu mano. En el momento en que los discos resuenan, recoge la golosina pero no digas nada… el ruido hará el resto.

    Después de varias tentativas, tu perro dejará de sorprenderse por el ruido y empezará a asociar el sonido con la ausencia de recompensa. Al final, anticipará el ruido de los discos y abandonará cualquier intento de comer la golosina. Te mirará decepcionado…

    Ahora, pasa a otro ejercicio, por ejemplo “siéntate”, y dale una golosina por haber obedecido esta orden, así alivias su decepción y frustración en el ejercicio anterior.

    Rápidamente tu perro comprenderá que los comportamientos que hacen sonar los discos equivalen a comportamientos que no le reportan ninguna recompensa, y abandonará la idea de actuar de modo que tengas que recurrir a los discos.

    ¡No toques!


     Tus discos también pueden ser útiles para enseñarle la orden “no toques”.
    Pon una golosina en la mesa, al alcance de tu perro. Di “no toques”, cuenta hasta tres y dale una recompensa (otra distinta a la que le has pedido que no toque)
    Si intenta atrapar la golosina de la mesa, haz sonar los discos.
    A medida que practique el ejercicio, ve aumentando el tiempo de espera antes de darle una golosina.

    ¡Baja!


    Si te encuentras a tu perro estirado en el sofá, dile “baja” y anímale a venir junto a ti.
    Cuando baje, recompénsale y felicítale dulcemente, y dale una orden sencilla como “siéntate” o “échate”. Esto también merecerá una pequeña recompensa.
    Si el perro rechaza bajar del sofá, oblígale físicamente a bajar y dile “baja”.
    Es muy importante ser coherente. Si uno de los miembros de la familia no respeta esta norma, ¡serás tú quién pagará los platos rotos!
    Si el perro empieza a gruñir cuando intentas hacerle bajar del sofá, no insistas y retrocede. En este caso deberás pedir consejo a un etólogo cualificado lo antes posible. No te aventures a resolver problemas de agresividad por ti mismo porque corres el riesgo de empeorar la situación.

    Como viajar en avion con tu perro

    Viajar en avión

    Antes de hacer viajar en avión a tu perro, debes tomar las medidas necesarias para estar totalmente preparado. Hay muchas cosas esenciales para el viaje en avión que pueden arreglarse mucho tiempo antes de marchar, y empezar los preparativos unos siete a ocho meses antes del viaje. Contacta con tu veterinario con suficiente antelación por si se necesitan vacunas o certificados específicos en el país donde os dirigís.

    Aquí te detallamos algunos consejos para hacer el viaje lo más agradable posible para tu perro.


  • En el momento de hacer la reserva, comprueba que la compañía aérea está al corriente de que llevarás un animal de compañía y pide que te aconsejen. 


  • Tienes conocimiento del reglamento de la compañía aérea? Por ejemplo, ¿los animales deben viajar en la bodega, en una caja de seguridad aprobada por la compañía aérea? 


  • Verifica con atención las políticas de la compañía aérea elegida. Las políticas pueden variar de una compañía a otra. Ampárate en los documentos haciendo referencia a ellos en todas tus conversaciones. 


  • Para el vuelo, coloca una pequeña etiqueta de identificación de maletas en el collar de tu perro, indicando los datos de tu residencia temporal en tu lugar de destino. 


  • Comprueba que la información que figura en el billete de tu perro coincide con la información que figura en la tuya. Verifica todas las etiquetas pegadas en la caja de transporte de tu perro y comprueba también que contienen la información referente a tu perro y a tu vuelo. Piensa en poner en la caja un paquete con su alimento y agua. 


  • Adjunta un planning alimentario para un periodo de 24 horas y toda aquella información importante sobre la caja de transporte, por si se diera el caso de que tu compañero no puede llegar a su destino final por la razón que sea. No te inquietes: el personal de la compañía aérea acostumbra a cuidar bien de los animales. 


  • Llega al aeropuerto con tiempo suficiente y verifica que tu perro está relajado, en forma y a gusto. 


  • Haz una visita al veterinario con suficiente antelación ya que pueden ser necesarias algunas vacunas o certificados para el país donde os dirigís. Además, algunos países piden un certificado de salud redactado en las 24 a 48 horas precedentes al viaje. 


  • Referencia: www.purina.es

    Primeros auxilios para perros

    Primeras curas en caso de urgencia

    Si tu perro sufre una herida o es víctima de una urgencia médica, es importante reaccionar con rapidez. En algunas situaciones, realizar la acción adecuada puede sencillamente salvar la vida de tu animal.
    • Ten siempre a tu disposición un botiquín de primeros auxilios.
    • Actúa con prudencia. Si tu perro está herido, recuerda que un perro asustado o accidentado puede morder incluso a las personas que conoce y aprecia. Los perros pequeños que no presentan ninguna fractura pueden envolverse delicadamente en una toalla vieja.
    • Reduce el sangrado aplicando gasas o un vendaje de compresión alrededor de los miembros. En general los torniquetes no son recomendables porque se puede, por ignorancia, cortar la circulación sanguínea.
    • No muevas al perro sin motivo. Si el perro herido no puede desplazarse, levántalo con ayuda de una tabla o de una manta.
    • Mantenlo caliente, sobre todo si está inconsciente, mojado o en estado de shock por una hemorragia u otros traumatismos.
    • Si el perro no parece respirar, puede ser necesario practicar una reanimación cardiorespiratoria (RCR). En los perros pequeños la respiración artificial puede practicarse efectuando compresiones en medio del pecho. En los perros más grandes se puede insuflar aire en el hocico, cerrando al mismo tiempo la boca del perro con tus manos. Si el perro está tumbado de lado, las compresiones sobre el corazón también pueden ser eficaces. Recuerda que practicar una RCR enérgica, si tu perro respira o su corazón late, puede ser peligrosa.

    Afecciones concretas 

     Golpe de calor o agotamiento: dirígete de inmediato a una clínica veterinaria. Durante el trayecto, rocía con agua fresca el cuerpo del animal o envuélvelo en un lienzo húmedo.
    primeros auxilios a perrosHeridas en los ojos: en el caso de una herida en el ojo, humedece el ojo afectado, tápalo suavemente y, si es necesario, aplica gasas para parar el sangrado. Las lesiones oculares requieren atención inmediata.
    Diabetes: si tu perro ha sido diagnosticado como diabético y tiene una crisis de hipoglucemia (debe estar siempre consciente), ponle sin parar agua azucarada o miel en la lengua hasta que lleguéis al veterinario y podáis medir el nivel de glucosa en sangre.  
    Crisis: en caso de crisis, por breve que sea, ponte en contacto con tu veterinario para que te indique si debes llevárselo o si es demasiado arriesgado transportarlo. Las crisis de más de un minuto o las crisis breves pero repetidas, constituyen una urgencia médica y requieren atención inmediata.

    Si tu perro presenta un ataque

    • Mantén la distancia ya que algunos perros pueden morder si están agobiados y asustados y por lo tanto, es mejor no aumentar su estrés.
    • Aparta todos los objetos potencialmente peligrosos.
    • Apaga todas las fuentes de estímulo, tales como la radio, la TV y las luces; trata de crear un ambiente apacible, tranquilo y oscuro.
    • Llama al veterinario para que te aconseje. 
    Referencia: www.purina.es

      Snacks y recompensas para perros

      Los snacks
      Ofrecerle snacks (con moderación) ayuda a crear los vínculos entre tú y tu animal.
      Las golosinas o galletas pueden jugar un papel importante en todo tipo de aprendizaje. Al recompensar al perro con una golosina o una galleta cuando obedece a una orden tuya, aprende a asociar un buen comportamiento a una cosa agradable. Pero si le das demasiadas, su dieta alimentaria podría desequilibrarse y provocarle un aumento de peso. 

      Algunos snacks que se encuentran en los comercios ofrecen además un beneficio nutricional o un bienestar específico, como los snacks para masticar, que tienen una acción beneficiosa para los dientes.
      Si le has dado golosinas durante el día, ten en cuenta reducir entonces la ración diaria en calorías de tu perro. Las indicaciones en el envase te ayudarán a calcular el número de snacks a darle y la frecuencia.  

      Los tipos de golosinas

      Recompensas – más pequeñas, generalmente a base de carnes, destinadas sobre todo a recompensar un comportamiento positivo durante un aprendizaje.
      consejos para recompensar a tu perro 

      Las golosinas – existe una amplia gama de deliciosas golosinas con gustos y sabores muy variados. Se las puedes dar a tu perro regularmente pero vigilando de no sobrepasar el 15% de su ración de comida diaria. .
      Las galletas – pueden ofrecerse al perro como un snack. Hay que vigilar de no sobrepasar el 15% de su ración diaria de alimento.
      Los huesos para masticar – ayudan al cuidado de los dientes de tu perro y a entretenerlo al mismo tiempo.

      Los restos de la mesa

      No es lo recomendable pero, si deseas hacerlo, al menos ten en cuenta que hay algunos alimentos a evitar:
      • Nunca le des carne cruda. Vigila con los pequeños trozos de huesos, en concreto con los pequeños huesos de pollo porque son muy astillosos.
      • No le des chocolate, es un alimento muy tóxico para el perro.
      • La carne o los restos de la mesa no deberán exceder el 10% de las raciones diarias de alimento porque sino tu perro engordará. 

      Referencia: www.friskies.es

      Alergias alimentarias en perros: causas, sintomas

      Alergias alimentarias

      Aproximadamente un 10% del conjunto de alergias que se presentan en el perro se deben a una reacción a ciertos tipos de alimentación, y pueden manifestarse en cualquier momento de su vida. Lamentablemente, las alergias no siempre son fáciles de identificar. Cuando el perro manifiesta una reacción alérgica, produce unos anticuerpos que algunas veces, durante el test de alergia pueden descubrirse, pero los resultados son poco fiables. No se debe confundir alergia alimentaria e intolerancia alimentaria, que se caracteriza por la dificultad que muestra el perro en digerir algunos alimentos, y que puede provocar diarreas o vómitos. No existen test directos para las intolerancias alimentarias.

      Causas

      alergia alimenticia en perrosEl sistema digestivo del perro no está concebido para asimilar algunos alimentos que forman parte del consumo habitual de las personas, tales como el ruibarbo, la soja, la cebolla, las espinacas, la remolacha, o el maíz y las judías rojas poco cocinadas. Otras sustancias irritantes pueden encontrarse (por orden de frecuencia) en la carne de buey, los productos lácteos, el pollo, el trigo, los huevos de gallina, el maíz y la soja.

      Síntomas

      Los síntomas típicos de las alergias alimentarias son los siguientes:
      • Prurito en la piel.
      • Infecciones recurrentes en los oídos.
      • Rascado.
      • Caída del pelo.
      • Abrasiones cutáneas.
      • Vómitos.
      • Diarreas.

      Diagnosticar las alergias

      El método más eficaz para diagnosticar una alergia consiste en suprimir, durante 12 semanas, un alimento que forme parte de la dieta alimentaria del perro, y se reintroduce después, con el fin de comprobar si los síntomas persisten o no. Debido a que la mayoría de alimentos para animales se elaboran a base de buey, pollo, maíz y trigo, este método te ofrece una buena ocasión para ofrecer a tu perro alimentos que no conoce, como carne de caza y patatas, o el cordero y el conejo acompañados de arroz. Estos nuevos alimentos serán los únicos productos que tu perro podrá comer durante todo el periodo de la prueba, que se llevará a cabo bajo la supervisión del veterinario.

      Después del periodo de prueba

      Después de las 12 semanas de test, podrás reintroducir uno de los alimentos que figuraban antes en el menú de tu perro, como el pollo, los huevos o la soja, con el fin de verificar cómo reacciona tu perro a cada uno de ellos. Si los síntomas reaparecen al introducir uno de los alimentos en el menú, ¡habréis encontrado al culpable!

      Referencia: www.purina.es

      Ahorra en la alimentación de tu mascota sin descuidarla

      Dentro del cuidado de nuestras mascotas existen muchos factores que no podemos descuidar. El ejercicio y actividad de nuestro animal, el ...