style="display:inline-block;width:728px;height:90px"
data-ad-client="ca-pub-6339662704495504"
data-ad-slot="5011751664">
Te puede interesar también
Cargando...

Mi perro esta gordo : La obesidad en los perros

jueves, enero 19, 2012
Plan para poner a nuestro perro en forma

Mentalizarnos debe ser el primer paso: establecer una rutina puede ser útil para combatir y prevenir un problema de obesidad, establecer horarios y numero, cantidad y tipo de comida nos ayudará a mantener la disciplina.

Aumentar el número de comidas del día ayudará al perro a no padecer hambre: evidentemente se tratará de reducir las raciones individuales, dividiendo la ración total en más tomas. Es importante que el animal no pase hambre por las repercusiones que esto puede tener en el comportamiento: los animales hambrientos son más irritables, nerviosos y hasta pueden volverse agresivos si no se procede de la forma correcta.

Leer atentamente las etiquetas, nos informarán sobre la cantidad de alimento que necesita el perro considerando su constitución, edad, pero y ejercicio diario. Es importante utilizar un vaso medidor o la báscula para no excedernos.

Dejar la costumbre de compartir nuestra comida con el perro puede ser duro: una forma de dejar este hábito podría ser poner en una bolsa todo lo que daríamos al perro en un día fuera de su ración diaria y comprobar al final del día el contenido de la bolsa: seguro que nos daremos cuenta que nos hemos excedido.

Hacer que el animal aumente el ejercicio puede ser problemático: muchos perros obesos reducen su actividad y se resisten a paseos más largos de los que están acostumbrados. Un pequeño truco que se puede poner en marcha es ponerle la comida en un sitio en el cual sea más difícil llegar, como por ejemplo encima de una escalera, para llegar a la comida deberá hacer ejercicio. Además de esto o si no es posible por razones de espacio, podremos hacer que el animal se gane su comida realizando pequeños ejercicios antes de suministrársela, premiándolo con pequeños bocaditos y luego con todo el resto de la ración.

Aumentar el ejercicio de forma gradual, alargando los paseos algunos minutos al día, introducir juegos que gratifiquen al animal para que se distraiga, socializarlo con otros perros para que jueguen y organizar salidas al aire libre pueden ser medidas que además e ayudar al perro, pueden ser una óptima cura para los propietarios: no olvidemos que en la mayoría de los casos el perro obeso convive con propietarios que también tienen problemas de peso. Esto aumentará la sociabilidad de animales y personas, fomentando introducir hábitos más sanos.

Pesar periódicamente un perro obeso es imprescindible para notar cambios en sentido positivo o negativo y ajustar la dieta en un sentido u otro.

Utilizar golosinas de forma correcta puede ser útil para combatir el exceso de peso si hacemos que el perro se las gane aprendiendo sencillos ejercicios. En principio sólo haremos que se siente y se levante, introduciendo otras variantes después, como por ejemplo que haga pequeños círculos, salte o se tumbe.

Sobre todo informarnos, dejarnos asesorar por un profesional sobre alimentación, descartar trastornos y enfermedades que cursan con obesidad. Conocer el problema a fondo será el primer paso hacia su solución.


Truco para pesar a su perro
Pesar el animal puede ser tarea difícil, sobre todo si se mueve mucho o si es muy grande. 

Si el animal es pequeño se puede poner en un transportín, pesarlo y después pesar el transportín y restar este peso del precedente.

Si el animal es grande, el propietario se pesará con él y después sólo restando su peso obtendrá el peso de la mascota

0 Comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos un Mensaje

 
Contacto