Buscando...

Los perros sienten pena por nosotros

miércoles, julio 13, 2011
En la revista "pelopicopata" me encontre con un articulo realmente interesante y  trata de "los perros sienten pena por nosotros", todos sabemos que los perros perciben las emociones humanas pero este articulo te lo explica de una manera muy sencilla, asi que les invito a leerlo:

 La tecnología está empeñada en construir ordenadores capaces de experimentar sentimientos y los perros disfrutan usando suéteres de colores, las emociones han dejado de ser patrimonio de los humanos.
 
La tecnología está empeñada en construir ordenadores capaces de experimentar sentimientos y los perros disfrutan usando suéteres de colores, las emociones han dejado de ser patrimonio de los humanos.
Tu perro se da cuenta de cuando estás triste y puede deprimirse si te ve sufrir.

Según el filósofo Rousseau el sentimiento de piedad es natural en el hombre y los animales. Gracias a este sentimiento nos compadecemos por el dolor de nuestros semejantes e intentamos aliviar su sufrimiento. Las emociones de los demás resuenan en nosotros, y según los últimos estudios científicos, también en muchos animales. Elefantes, chimpancés y delfines parecen tener conciencia de ser ellos mismos, como los humanos, y de tener empatía, otros animales expresan contagio emocional, una empatía rudimentaria. La dificultad que tienen ahora los etólogos es diferenciar si en el perro se da una verdadera empatía o contagio emocional. 

En “La arqueología de las emociones” Eduardo Punset describe muy bien el descubrimiento de la empatía en el mundo animal: “Hasta ayer se estimaba que –contra todas las apariencias en las distintas especies de mamíferos– el resto de los animales no desarrollaba la empatía necesaria para ponerse en el lugar del otro. El gran mérito de Frans de Waal ha sido demostrar, más allá de cualquier duda, que la mayoría de los mamíferos eran tan capaces de sentir empatía como nosotros mismos; y, desde luego, mucho más que los psicópatas, que no pueden sentir el dolor ajeno. Hay escenas conmovedoras de elefantes adultos intentando salvar a uno mucho más joven de las aguas turbulentas y el lodo asfixiante de un río en el que apacentaban. Ahora es innegable que los mamíferos no humanos son también sentimentales y que, por lo tanto, tendremos que dejar de hacerles daño innecesariamente tarde o temprano. Ahora no tenemos más remedio que aceptar que, con la excepción de determinados psicópatas, los homínidos que nos precedieron fueron capaces de situarse en el lugar del otro tanto como los de ahora, de empatizar con los demás si éstos sufrían"


EL AMIGO PERRO

En 2008 Joly-Mascheroni, de la Universidad Birkbeck de Londres, experimentó con un grupo de perros y comprobó que 21 de 29 bostezaba después de ver bostezos humanos y que no bostezaban cuando las personas imitaban solamente el gesto de bostezar abriendo en silencio la boca. Eso le llevó a plantearse que el contagio del bostezo en los perros podía estar relacionado con su capacidad de empatía, que habría sido reforzada de modo inconsciente por los humanos mediante la cría selectiva. Lo que implica que la empatía del perro hacia el hombre se ha perfeccionado a lo largo de generaciones y que la diversificación racial y selección para trabajos cada vez más especializados, como el rescate de víctimas o las terapias han ido dando lugar a una comprensión más acertada en los perros de los mecanismos de comunicación emocional humana.

Los humanos, los simios, los elefantes y los delfines son las especies con mayor capacidad para sentir empatía. El biólogo holandés Frans de Waal ha dedicado buena parte de su carrera a investigar las raíces de la compasión y del altruismo en los animales. No le caben dudas de que los perros sienten empatía con los humanos. En su libro “La edad de la empatía” leemos: “Salvo algunos conductistas de la vieja escuela, casi nadie duda de la capacidad de empatía de los perros. A este animal, el mejor amigo del hombre, se le atribuyen generosamente sentimientos humanos. Pero por mucha empatía que sintamos con nuestros canes, siempre nos hemos resistido a reconocer en ningún otro animal esta comunicación afectiva o emocional, considerada atributo de nuestra especie. Este modo de pensar, sin embargo, va cambiando. La investigación demuestra, con creciente solidez, que no sólo existe empatía en otros animales, sino también que presenta matices y excepciones. Y arroja algo de luz sobre el proceso de desarrollo de nuestra capacidad de interés por los demás”.

Fuente: http://www.cuantaprensa.com/revista/1000/Pelo-Pico-Pata.html 
 
Eduardo de Benito
Más información en la revista

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejarnos un Mensaje